Matar un proceso de escritorio

En ocasiones alguna aplicación de escritorio queda congelada y no nos permite trabajar, es en ese momento cuando intentamos cerrarla con la X de la esquina superior y no nos es posible.

Xkill es un comando de terminal que una vez ejecutado cambiará el icono del ratón y cerrará la aplicación en la que hagamos click igual que si empleáramos el comando kill desde consola.

Si mientas invocamos Xkill la ventana ha vuelve a funcionar normalmente y ya no queremos cerrarla, podemos pulsar el botón derecho del ratón para anular el proceso de cierre.

Deja un comentario